domingo, noviembre 17, 2013

EL TRANVÍA DE HONG KONG

Hong Kong es una ciudad estado con casi 7.5 millones de habitantes y con una moderna arquitectura impresionante, pero no por ello, desprecia lo antiguo. El moverse por ella, puede llegar a ser lento en según qué horarios… pese a disponer de una extensa de metro y una aun más extensa red de autobuses, con varias empresas privadas ofreciendo el servicio.



No obstante, hoy quiero enfocarme en la isla de Hong Kong, donde desde 1904, circulan unos tranvías de Este a Oeste de la isla por una de las redes tranviarias más antigua del mundo. Sus raíles tienen la misma alineación que tenían cuando fueron construidos, desde Kennedy Town a Shau Kei Wan, pasando por “Central” el corazón financiero y con conexiones desde la bahía Causeway hasta Happy Valley en 6 líneas.

Sus vehículos son curiosos, pues tienen un diseño característico y además, disponen de dos pisos. Se ha convertido en un atractivo más de la ciudad… aunque son muchos los que disfrutan de un paseo en ellos para desplazarse.

Curiosamente, aquello que se ha evitado en Zaragoza (la confluencia de diferentes medios en un mismo corredor) no ocurre en Hong Kong. A lo largo de la línea del tranvía discurre la línea de Metro “Island Line”. Además, infinidad de líneas de autobús confluyen a lo largo de los dos carriles laterales del tranvía, creando verdaderos atascos, que hace que desplazarse en autobús sea poco atractivo y muy lento.
No hay que llevar a los extremos los argumentos y aunque prefiero ver la Gran Vía solo cono coches y no con atascos como esta calle de Hong Kong, si es cierto que tampoco pasaría nada porque el 40, por ejemplo, siguiera circulando por el corredor de Gran Vía. Quizás no era un argumento que defendiera hace unos meses, pero tampoco pasa nada por permitir que pasajeros de líneas de gran capacidad no tengan que hacer transbordo en paradas saturadas. El tranvía, vemos actualmente, va saturado en hora punta, por lo que, si no se refuerza o se le da más capacidad con vehículos dobles... habrá que hacer que el desplazamiento de los zaragozanos no sea en tranvías "petaos". No defiendo el retorno de todas las líneas anteriores, no se me malinterprete, pero el 40 que viene de otra parte de la ciudad y que es, o era, una línea de alta capacidad, bien podría mantenerse...


2 comentarios:

danielpinol dijo...

estoy fuera de Zaragoza de vacaciones y precisamente estoy en Hong Kong, casualidades de la vida. El caso es que el tranvía aquí no tiene nada que ver con el de Zaragoza pero tampoco me voy a explayar en las razones, simplemente son de una época muy distinta y funcionan en una ciudad con un tráfico completamente diferente.

Pero una cosa he de decir, aquí el transporte público tiene un claro adjetivo para describirlo: eficiente. Para empezar, al llegar al aeropuerto compras una octopus card, que es lo que debería haber sido la tarjeta ciudadana en Zaragoza, una tarjeta con la que pagar tranvías, bus, metro, taxi, ferry, telecabinas... pero además McDonalds, 7eleven... un lujo de tarjeta universal y un lujo de organización de una ciudad pensada para el ciudadano, concretamente para los varios millones que viven aquí entre las islas y la península. El metro por cierto un 10, es frecuente, muy rápido, puedes ir desde la isla hasta casi la frontera de China pasando por la península de Kowloon (donde opera el grueso de las líneas), tienes descuentos cada dos viajes, wifi...

esta ciudad, que bien podría haber sido un perfecto caos, es la panacea a la que Zaragoza debería aspirar en casi cada uno de sus aspectos

Fran dijo...

El problema de Zaragoza es que cada empresa mira por sus intereses y beneficios y no en hacer un bien común,y para colmo dentro de los intereses de la mayoría de las empresas no está el mirar por como hacer las cosas mejor,mientras haya negocio no se toca nada y así nos va.